martes, 10 de julio de 2018

XI ENCUENTRO FCMEC EN PEÑALEN (GUADALAJARA)

06-2018

Charla de material de Caverland
Hacía 4 años del último encuentro, en Albacete; en esta ocasión la concentración fue en el entorno del parque natural del Alto Tajo, en las proximidades del municipio de Peñalén. Se desarrolló en el fin de semana del 29 de junio al 1 de julio. Nos juntamos compañeros/as de grupos de espeleo de Castilla la Mancha, Madrid, Castellón, La Rioja... en una de las zonas recreativas del parque natural, habilitada para acampar, poder realizar las comidas, charlas, sorteos y alguna tirolina preparada para los más peques.


Pozo en sima Z3
El sábado fue el día fuerte, en el que había numerosas cavidades instaladas; también hubo un grupo que se acercó a la serranía de Cuenca para realizar algún barranco. Nos juntamos en diferentes listas para realizar las entradas a simas a lo largo de la jornada; en nuestro caso, visitamos la Juana 2, realizando su travesía y la sima Diana. 


Sima Diana
Por la tarde hubo charla de los componentes de Caverland y cena con tertulia de uno de los espeleólogos rescatados recientemente en una cavidad cercana, con notable repercusión mediática; y, por supuesto, sorteo que se dilató hasta entrada la noche.

Cena y sorteo
Al día siguiente, tras el desayuno, mucha gente abandonó el encuentro; hubo pocas actividades, incluidas las desinstalaciones. En nuestro caso, colaboramos en la desinstalación de la sima Z3, otra de las destacadas del encuentro.

Sima Z3
Las dos jornadas, disfrutamos un montón con los compañeros/as del encuentro; en las cuevas, tertulias, en la mesa...

Destacar la buena organización por parte de los compañeros de la Federación Castellano Manchega; consiguieron crear un ambiente excelente entre todos los participantes. Anunciaron la intención de organizar otro encuentro el próximo año en otra zona... esperemos que así sea, todo nuestro apoyo; con toda seguridad, volveremos.

Pincha en este enlace para ver la a crónica oficial del encuentro de la Fcmec

Texto 
José Mari Rey García

miércoles, 4 de julio de 2018

EL PUESTO FRONTERIZO DE TABUERNIGA (ÁLAVA)

Panorama del valle de Tabuerniga
Entre los siglos IX y X una gran barrera natural delimitaba los territorios cristianos de los musulmanes. Una muralla formada por numerosas sierras, que abarcaba desde los Pirineos hasta las costas portuguesas. Era la Marca Hispánica; un territorio montañoso poco poblado y de escaso interés para los invasores, y en el que regularmente realizaban incursiones de saqueo y hostigamiento (razzias). En aquel contexto las sierras de Oña, Los Obarenes, la sierra de Cantabria..., entre otras, jugaron un papel táctico muy importante en la lucha contra los sarracenos. Se emplazaron castillos roqueros, fortines y torres de vigilancia que permitían atacar al enemigo y replegarse tras la línea de cumbres.


Entre 1118 y 1120 Alfonso I el Batallador, rey de Navarra y Aragón, emprende una ofensiva que culmina con la liberación de las principales plazas fuertes del valle del Ebro. Tras alejar a los musulmanes, las coronas de Navarra y Castilla se enfrentan entre sí por la disputa de comarcas y territorios durante los siglos XII hasta el XV. Un escenario de tensiones que no propició grandes cambios en la situación militar de estas tierras, prolongándose durante largo tiempo.

Puesto de Tabuerniga y su entorno
Hoy por hoy, todavía quedan testimonios de los castillos que jalonaban las tierras fronterizas así como de los fortines y torres de vigilancia de los puertos y cumbres. Tabuerniga; el Alcázar, en el Toloño; Toro, en la Cruz del Castillo o el Castillo de Marañón, en la Peña de Lapoblación, entre otros ejemplos. Generalmente, estaban ubicados en lugares poco accesibles y estratégicos, servían para representar la autoridad de sus gobernantes y controlar la circulación de bienes y personas. Constaban de zona amurallada, torre de vigilancia y un pequeño patio de armas. Eran destacamentos de pocos soldados y, por su situación, requerían ser abastecidos de agua y alimentos de forma regular. Por otro lado, no hay escritos ni leyendas que hablen de las gestas de sus defensores. Así, con la unificación de los reinos y el paso del tiempo, han ido quedando enterrados y olvidados.

Ruinas del muro y ventana
TABUERNIGA 
El Cronicón Albeldense cita este lugar, lo que permite a algunos autores datarlo a mediados del siglo VIII, como resultado de una repoblación del rey asturiano Alfonso I. Otros estudiosos la sitúan con anterioridad, en tiempo de los visigodos. No obstante, hay documentos en los cuales es considerada como villa de señorío, perteneciendo al monasterio de Nuestra Señora de los Ángeles del Toloño. Y donde el conde castellano Fernán González, menciona este lugar en unos votos del año 934. Asimismo, en el año 1863, Carlos II otorgó el título de Marqués de Tabuerniga a Antonio Velaz de Medrano, por entonces, gobernador de Flandes.

Puesto de Tabuerniga
Ciertos aspectos de este puesto le confieren cierta singularidad respecto a la mayoría de fortificaciones de la comarca. Está situada en el fondo de un valle, resguardado de los vientos del norte y próxima a un manantial, lo que permitía al destacamento unas mejores condiciones de vida. Además, hay documentos que apuntan que también había habitantes no militares, algo no habitual en este tipo de guarniciones.

El valle donde se ubica aparece cercado por las estribaciones de la sierra de Toloño. Sin embargo, hay dos collados que lo superan y dos puntos estratégicos que permitían eludir el paso de las Conchas de Haro. Tabuerniga estaba emplazada en la concurrencia de ambas rutas, a cierta altura, para avistar toda la zona con facilidad. 

Ruinas de Tabuerniga
Actualmente, del antiguo despoblado sólo queda una torre de dos pisos con un bello remate ornamental en su parte posterior, de la que se deduce su origen en los siglos XVI o XVII.


Powered by Wikiloc

Para descargar o ver más detalles de la salida, púlsa en el título o en el logo de Wikiloc
Bibliografía
Libro "Paseos por Parajes Olvidados de La Rioja".
Texto y fotos
José Mari Rey García

martes, 29 de mayo de 2018

CANAL BOUGADERS+CLOT DE SAJOLIDA+CANAL DEL PONT, MONTSERRAT (CATALUÑA)

09-2017

Aproximación a Bougaders, "La Albarda" al fondo
Para descender los barrancos de Clot de Sajolida y Pont es necesario pedir permiso  a la Dirección del Parque de la sierra de Montserrat y sólo se concede en la última parte del año. Su descenso es entretenido, estético y encajado en sus primeros tramos. Los grandes bloques del "Pont" señalan el inicio del barranco del mismo nombre. Esta vez aprovechamos para bajar el Bougaders, algo más arriba que el Clot de Sajolida y que enlaza con él en sus primeros rápeles. 

Recordar que:  las "canales" y "ferratas" de este macizo están montadas de forma "clásica", con un equipamiento "justo" para su realización, que confiere a estas actividades mayor dificultad e interés... no debemos afrontarlas como otras análogas, con mayor equipamiento y menor complejidad.

R18 en Bougaders
Largo acceso hasta Bougaders; dejamos de camino los accesos al Pont y al Clot de Sajolida. El último tramo de aproximación del Bougaders es muy "vestido", hasta el punto de inicio en una pequeña represa.

Enlace Bougaders con Clot Sajolida

Sorteando pozas estancadas en Sajolida
Resaltes, tramos con maleza y algún rápel hasta su final, con varias verticales encadenadas que enlazan con las primeras marmitas del Clot de Sajolida, con el que se conecta a través de un paso bajo entre bloques. Aconsejable realizar el descenso completo del Sajolida y seguir con el Pont, omitiendo el Bougaders, que añade un buen trecho de aproximación, muy selvático y con escasos atractivos.

R15 en Sajolida
El Sajolida es un barranco interesante y bonito, con zonas encajadas y numerosos rápeles en los que hay que evitar las pozas estancadas; tras un paso entre bloques tramo final de rápeles para enlazar con el Pont. Como se ha mencionado al principio, para su realización hay que solicitar permiso y sólo se concede entre agosto a final de año.

Clot de Sajolida


Clot de Sajolida, rápel tras paso entre bloques

R15 final Clot de Sajolida

El torrent  del Pont se incia en el encaje de bloques gigante que le da nombre; canal de ascenso/descenso con tramos de destrepes algo vestidos y rápeles cortos; termina enlazando con el principio del camino de aproximación. Tener en cuenta que el descenso encadenado de estos barrancos puede llevar entre 4-5 horas, sin tener en cuenta la aproximación, que puede oscilar entre 1h Sajolida+1h Bougaders; cuerda 50-60m.

Bloques torrent del Pont

Torrent del Pont


Powered by Wikiloc

Para descargar o ver más detalles de la salida, púlsa en el título o en el logo de Wikiloc

Ruta de aproximación a Bougaders 
https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=5623252


Bibliografía
Mapa Alpina Montserrat.
Libro  "Canals equipades, vies ferrades i altres racons equipats del Parc Natural de Montserrat."
http://simebuscasestoyconlascabras.blogspot.com.es/2012/10/clot-de-sajolida.html
http://espeleogel.blogspot.com.es/2016/01/barrancos-por-montserrat-cataluna.html 


Texto y fotos
José Mari Rey García

viernes, 11 de mayo de 2018

BARRANCOS SEIN Y GALLINÉS INFERIOR (PIRINEO ARAGONÉS)

11-2017

Aprovechamos este, cada vez más habitual, buen tiempo otoñal para acercarnos a barranquear por el precioso valle pirenaico de Chistau.

R40 en barranco de Gallinés Inferior

Barranco de Sein
Descenso corto, de rápida aproximación; encajado, mantenido e interesante. Se realiza en poco más de una hora; con numerosos resaltes, pequeños toboganes y rápeles estéticos. A tener en cuenta si va alto, ya que puede ser muy complicado. Ideal como complemento de algún otro descenso cercano, o como, en nuestro caso, se llega al valle algo tarde.




Gallinés Inferior
Inicio abierto y rodeado de bosques, con rápeles cortos y numerosos resaltes; llegamos a la parte final; rápel de 12m y cascada fraccionada repartida en tres tramos: R40 que cae en amplia repisa; R40 a pequeña repisa junto a pasamanos de salida a túnel y R55 final. Una vez en la base, rápido retorno por la pedrera de la izda. 

R42 en Gallinés Inferior
Realización en 2,5-3h; atención a las cuerdas en el primer rápel de la cascada final; instalación correcta, vistas impresionantes del valle.

R55 final Gallinés Inferior

Bibliografía

Texto y fotos
José Mari Rey García

viernes, 20 de abril de 2018

SIMA DE LASTAMETA (NAVARRA)

TERMINO MUNICIPAL
Sierra de Urbasa (Navarra)

COORDENADAS
UTM ED50 30T X:0566687  Y:4741290   Z: 890m

CARTOGRAFÍA
Mapa Urbasa 1:25000 por Javier Echeverría

RECORRIDO
75 m

DESNIVEL 
- 33 m

LOCALIZACIÓN
En el raso de Lezamen, junto al camino; en una dolina a los pies de una frondosa haya. Para aproximarnos, podemos hacerlo desde alguno de los aparcamientos a partir del palacio de Urbasa y la chabola de Alberto, siguiendo por los senderos más evidentes hacia el W hasta un camino más ancho que limita con un bosque de hayas donde se ubica el raso de Lezamen.

DESCRIPCIÓN
Pozo de entrada de 30m, a los 12m rampa de derrubios, basura y esqueletos de animales arrojados hasta p5; la cavidad se divide en dos ramales; por la derecha E, pequeña galería fósil con suelo tapizado de huesos, que avanza durante unos 25m hasta pequeña sala con sumidero fósil y aporte estacional.

El ramal de la izquierda NW, vira al NE a los pocos metros, suelo arcilloso, se reduce la sección de forma progresiva hasta que, pasados unos 25m se colapsa.


FOTOS


Sima de Lastameta, boca de entrada


Sima de Lastameta, P5 final



Sima de Lastameta, galería E

MATERIAL
Cuerda 1x40 + 2 cintas y 2 protectores de cuerda.
1AN (gran haya); a los 12m 1AN (cinta a saliente roca); a los 14m, al final rampa colocar antir roce  o saca para p5 final.

MAPA DE SITUACIÓN


BIBLIOGRAFÍA
Síntesis Espeleológica de Urbasa-Entzia.

DOCUMENTACIÓN ACTUALIZADA A
FEBRERO 2017

RECOPILACIÓN DE DATOS, TEXTO Y FOTOS
José Mª Rey García

jueves, 5 de abril de 2018

BARRANCOS DE LLARDÓ Y AS DEVOTAS (PIRINEO ARAGONÉS)

07-2017

Barranco del Llardó
Fin de semana muy tormentoso... lo que nos anima a cambiar de planes para nuestra primera opción y rebuscando una propuesta compatible con la lluvia nos decantamos por este descenso poco frecuentado con toques de interés.

Iglesia de Sasé

La aproximación remonta la margen derecha hasta las inmediaciones del despoblado de Sasé; poco antes de completar el acceso, nos desviamos unos centenares de metros para visitar los restos de este pueblo abandonado, en el que podemos encontrar construcciones muy interesantes.

Tras la visita, retomamos la parte final del acceso y empezamos el descenso; el cauce va ganando caudal, aportado por los distintos afluentes; el barranco es abierto, entre bosques de pinos, salpicado de resaltes como máximo de 15m, con el salto A Gola y el bello rápel de 36 (salto Biñas) donde finalizan las principales dificultades verticales. 

Salto A Gola
A continuación aparecen meandros franqueados por flyshc y resaltes equipados con cadenas,  alternados con tramos de tuberías de captación; llegamos a una pequeña presa que regula el cauce; la sorteamos por una cornisa delicada por la izda hasta el muro que retiene el torrente. Una vez descendido,  retornamos a la carretera que dio inicio al descenso.

Salto As Biñas

Barranco de As Devotas 
Al día siguiente optamos por este otro descenso; sencillo, con magníficas vistas y una parte final muy interesante, desembocando vertiginosamente en el río Cinca.

Coordenadas
Aparcamiento: UTM WGS84 31T X:0270518  Y:04715295
Inicio Sendero: UTM WGS84  31T X:0270314  Y:04714717
Cabecera: UTM WGS84 31T  X:0270117  Y:04715638

R30 en Devotas
Amplio aparcamiento a la entrada del túnel, previo al congosto de las Devotas; salimos del pk por la izda unos 500m, hasta ver a la izda un sendero pedregoso muy definido. Seguir las balizas de piedra hasta un collado amplio y llano junto al barranco. Un gran hito de piedra nos marca el acceso al cauce pocos metros después. En su inicio se unen otros barrancos, aportando su caudal; resaltes y un R10; siguen restaltes y rápeles hasta que el cauce se abre con hermosas vistas del congosto. Parte final con R30 muy bonito y el cauce se tuerce hasta la cascada final; pasamanos de acceso y R60 al río. Atención al roce cercano a la cabecera y a la recuperación por la grieta a la izquierda; y disfrutar del espectacular final; seguir río abajo unos metros y salir por la derecha por el camino del túnel antiguo hasta el parking.

R60 final

Bibliografía
Libro "Senderos de Agua del Río Ara".

Texto y fotos
José Mari Rey García

miércoles, 21 de marzo de 2018

LAS ABEJERAS DE VILLARROYA (LA RIOJA)

 
Abejera restaurada en Villarroya
La apicultura, definida como la cría de abejas para la obtención de miel y cera,
ha sido, y es, una actividad con tradición en La Rioja. Hoy en día, sigue siendo frecuente ver colmenas en nuestras excursiones por el campo. No obstante esta práctica, al igual que otros oficios y costumbres propios de nuestra cultura popular, ha experimentado un fuerte retroceso debido, sobre todo, a factores de índole económico. En lo que respecta a las colmenas, la mayoría de nosotros tenemos la referencia de las conocidas colmenas con forma de cajón, tipo Layens y Horizontal. Pero antes que éstas, se empleaban otros modelos de colmena tanto móviles como fijos, alguno de los cuales todavía se sigue empleando. En el paseo que proponemos veremos unos colmenares fijos denominados “abejeras” o “bejeras”, que fueron utilizados a partir del siglo XVIII. También hablaremos de unas colmenas movibles conocidas como “vasos” o “piones”, que se siguen empleando para formar nuevos enjambres.

Estructura de un "vaso o pion"
En tiempos pasados, las “abejeras” eran construcciones muy comunes en las comarcas del Alhama-Linares y Cidacos. Hoy, gran parte de ellas han desaparecido, y las que quedan están en ruinas y, a falta de cuidados, camino de desaparecer.

Uno de los municipios donde abundaban estos colmenares era Villarroya. Desde hace siglos, sus vecinos cultivan las artes para extraer de las “moscas” (así llaman con frecuencia a las abejas) sus productos.

Abejera de Villarroya
Los “vasos” o “piones”
Son pequeñas colmenas que se pueden mover fácilmente. Se fabrican partiendo de un armazón de madera, que se envuelve trenzando una estructura cilíndrica con forma de cesto. Luego, eliminamos el armazón interior, se cierra la parte superior con una tabla, aplicamos una capa externa de arcilla blanca y abrimos un agujero para que entren y salgan las abejas (la “piquera”). El lugar donde colocar los panales es otro aspecto importante; dispuestos hacia el mediodía, sin árboles al frente y protegidos del viento. A lo largo del paseo es posible que veamos alguna de estas construcciones, o parte de ellas en los alrededores de la “abejera” que visitaremos.

Interior de la abejera
LAS ABEJERAS
Eran edificios destinados a albergar un número variable de colmenas. Al ser instalaciones estables su situación era un factor determinante, por lo que se consideraban una serie de aspectos a la hora de elegir un emplazamiento:
  • Se orientaban al sur o al este, en lugares cálidos en invierno y no demasiado calurosos en verano.
  • Generalmente, se construían aprovechando el desnivel del terreno y los materiales disponibles en los alrededores: laderas inclinadas de las colinas o paredes cortadas de los barrancos, en roca arenisca que facilitaba la excavación de los huecos necesarios
  • Los enjambres debían tener fácil acceso a comida y agua (regatos, balsas, barrancos...).
En Villarroya había varios términos que cumplían estas condiciones, siendo uno de ellos el lugar que visitaremos, denominado casualmente “las abejeras”.

Colmenas "Layen" en los alrededores
CÓMO SE HACIAN
Como se ha mencionado se buscaba un lugar que permitiera aprovechar el desnivel del terreno, excavando en el mismo un habitáculo de unos dos metros de alto por dos y medio de profundidad. En la parte frontal se levantan diversas hileras de “vasos” similares a los “piones”, pero los que se colocaban estaban ligeramente inclinados hacia adelante y eran más largos. Asimismo, tenían forma cónica siendo la parte delantera más estrecha que la trasera. Los huecos entre los “piones” se recubrían de cascotes, piedras y mortero de cal y arena para ultimar la estructura. Los agujeros de la fachada se tapaban con ruedas de madera o losas de piedra, abriendo una rendija en las mismas, a modo de “piqueras”. A continuación, se lucía la fachada, colocando debajo de las “piqueras” unas losetas de piedra que facilitasen el acceso a las abejas. Seguidamente se blanqueaba la fachada con cal. Luego, el techo interior se cerraba colocando losas de piedra transversalmente o formando una bóveda por presión de unas con otras. Finalmente, se cubría con tierra y broza quedando fijado por el matorral que crecería sobre el mismo.

Detalle techo abejera
La “abejera” que veremos cumple todas estas características y, al estar bien conservada, nos sirve de ejemplo vivo de estas ancestrales construcciones, hoy ya en desuso.

Recientemente, esta abejera ha sido restaurada y señalizado su acceso; también se han limpiado las construcciones aledañas a la misma.

Restos de otra abejera cercana en peor estado y corrales anexos
EL CARRASCAL DE VILLARROYA
Es uno de los espacios naturales más relevantes de La Rioja: un extenso encinar de 350 has. en las proximidades de las sierras de Gatún y Yerga, en el que abundan llamativos ejemplares de encinas centenarias. Acompañando al bosque hayamos diversas especies de matorral mediterráneo: espliego, aulaga, romero, tomillo, sabina, enebro, algunas repoblaciones de pino negral y laricio... y una importante variedad de setas silvestres. También su fauna es característica del bosque mediterráneo, conviviendo especies como la abubilla, mochuelo, lechuza, cuco, cernícalo, conejo, jineta, corzo, jabalí...

Gran encina en el carrascal de Villarroya
CUEVAS Y MINAS DE CARBÓN
En las proximidades de la “abejera” y en el último tramo del itinerario veremos multitud de cuevas excavadas aprovechando la roca arenisca. Se componen generalmente de una galería simple, aunque se pueden observar algunas conectadas entre sí por medio de pasillos laterales. Servían como corrales para el ganado, resguardando a su vez del sol y las inclemencias del tiempo.

Interior de una cueva-corral
En Villarroya se explotaron varias minas de carbón hasta mediados del siglo XX. Su escasa producción y dificultades logísticas provocaron que su período de funcionamiento fuera poco fructífero. Se pueden ver vestigios de las mismas en los alrededores del pueblo. Remontando el barranco donde está la “abejera”, a unos 500 m, hay ruinas de otra. Y durante el trayecto observaremos, a cierta distancia, restos de alguna más.


Torreta antigua mina de carbón y escombrera aledaña
 

Powered by Wikiloc

Para descargar o ver más detalles de la salida, púlsa en el título o en el logo de Wikiloc
Bibliografía
Libro "Paseos por Parajes Olvidados de La Rioja".
Texto y fotos
José Mari Rey García