lunes, 15 de julio de 2019

LOS DOLMENES DE NALDA (LA RIOJA)

La palabra DOLMEN deriva de las lenguas bretonas y celtas, donde DOL significa “meseta” y MEN es “piedra”. Son edificaciones megalíticas, es decir, formadas con grandes piedras. Fueron construidos por diversas comunidades humanas, desde el Neolítico hasta un momento indeterminado de la Edad del Bronce (V-III milenio antes de Cristo).

Peñas de San Marcos y divisoria de aguas del Leza e Iregua

A principios de los años noventa se descubren y estudian una serie de dólmenes que surcan la divisoria de aguas entre las cuencas del Leza y el Iregua. Gran parte de ellos se hallaban intactos, aportando valiosa información para los arqueólogos. El ajuar encontrado en su interior es el habitual en estos sepulcros: instrumentos de sílex y fabricados con huesos, restos cerámicos, y adornos personales de diversos materiales y metales, algunos de oro.

Se han descubierto hasta la fecha una decena de dólmenes en las cumbres de los Cameros. Alguno de ellos se ha restaurado recientemente, pero la mayoría no ha sufrido grandes cambios. A lo largo de nuestra ruta visitaremos tres de estas sepulturas, y disfrutaremos de hermosas vistas desde el cordal que separa los valles que forman los Cameros.

EL NEOLÍTICO
La vida de los grupos humanos comienza a basarse en la agricultura (cultivo de cereales y legumbres) y la ganadería (ovejas, cabras, vacas y cerdos); no obstante, la caza y la pesca siguen teniendo importancia. La capacidad de controlar su producción de alimentos favorece la creación de comunidades sedentarias y el aumento de la población, surgiendo en los valles los primeros poblados. Por otra parte, son artífices de importantes innovaciones tecnológicas, tales como la elaboración de recipientes cerámicos, el desarrollo de la cestería o el pulimento de la piedra, incidiendo notablemente en su organización social. Asimismo, los grupos integran a varias familias y se estructuran en clanes o sociedades de linajes basados en el parentesco.

Dólmen Peñaguerra I


Los poblados estaban formados por diversas cabañas ovales, con zócalo de piedra y cubierta de madera. Se instalaban en pequeños territorios marcados por accidentes naturales y por dólmenes y menhires de la comunidad. El uso de las necrópolis para delimitar territorios es un hecho repetido en diferentes regiones megalíticas, donde se ha observado que los dólmenes se sitúan en puntos elevados que dominan y remarcan los límites territoriales de la comunidad.

LOS DÓLMENES


Como se ha dicho, la palabra megalito se refiere a grandes piedras de las lajas que conforman el interior de los dólmenes. Había una o varias cámaras (redondas, cuadradas o poligonales) comunicadas con el exterior mediante un corredor, que puede estar también tapiado. El conjunto se protegía con un túmulo de tierra y piedras, que daba solidez a la construcción. Eran panteones que podían acoger numerosos individuos y ser usados durante mucho tiempo; se accedía a la cámara por el corredor (aunque a veces era por la misma cámara), que quedaba sellado tras cada enterramiento.

Dólmen Collado del Mallo
DESCRIPCIÓN
Cogemos un camino que sube junto al campo de fútbol hacia la parte alta del pueblo. Desembocamos en una calle, continuando por la izquierda para rápidamente alejarnos de Nalda –SE-. Tras un repecho llegamos a una intersección: vamos por la derecha –SW-. Un poco más adelante pasamos flanqueados por unos corrales y observamos una fuente a la izquierda cercana al camino. Nos aproximamos a la rocosa silueta de Peña Seto y, mirando a la derecha, distinguimos una canal cercada por pinares –el barranco del Moro- por donde discurre la ruta. Y si desplazamos la vista conforme a las agujas del reloj podemos ver: los picos del Somero y el Viso (por donde bajaremos), Cerrollera, Peña Bajenza, las Peñas y Fosos de Viguera, el frondoso Serradero... completando un hermoso panorama del valle del Iregua que no nos defraudará.

Cerca de la base de Peña Seto giramos bruscamente y dejamos un par de caminos a la izquierda. Pasados unos 50 m de la curva, vemos a la izquierda un mojón de piedra del que parte una senda: seguiremos por ella –SE-, ganando altura hacia el barranco del Moro. A medida que progresamos por el mismo nos vemos envueltos por los pinares, pudiendo ver una fuente que brota del cauce. Arriba nos cruzamos con una pista forestal, teniendo a la derecha otra muy próxima, paralela al camino que llevábamos. Estamos en la zona de Peña Guerra, y continuaremos por la izquierda -N-. Pero antes de proseguir nos desviamos unos metros a la derecha, hacia el camino que hemos mencionado, donde vemos una hilera de piedras que constituye el dolmen de Peña Guerra II.

Peña Guerra II
Una vez reincorporados a la ruta y, tras un tramo de subida, llegamos a un punto donde el camino baja ligeramente en busca de una pista que vemos a cierta distancia. Aquí hay que tantear una senda que parte a la derecha entre los pinos y que conduce al dolmen de Peña Guerra I. Luego, regresamos al camino y avanzamos hacia la pista que antes hemos mencionado –NE-. Ya en ella seguimos por la derecha –SW-; a los 100-125 m vemos una trocha a ambos lados del camino, prosiguiendo por la izquierda –SE-. La vereda está jalonada de balizas, quedando interrumpida por una valla junto a la pista que lleva a Peña Aldera y Trevijano. Las marcas pasan al otro lado, pero no las seguiremos; superamos la valla por su parte inferior y accedemos a la pista, continuando por ella hacia la derecha –S-.

Dólmen en Peñaguerra

Mientras subimos vale la pena hacer una pausa y disfrutar del paisaje, al que se van añadiendo nuevos elementos: Clavijo, la Sierra de Cantabria, Cameros... Al final de la cuesta nos espera Peña Aldera, desde la cual comienza una bajada que nos permite ver Trevijano –S-. A los pocos minutos veremos a la izquierda el murete que rodea el dolmen del Collado del Mallo, en el que se aprecian los diversos trabajos de restauración que ha recibido. Luego, retornamos a la pista avanzando por la izquierda –SE-. No tardaremos en llegar a otro cruce; seguimos por la derecha –SW-. Más adelante nos aproximamos a los robles de la dehesa de Luezas, dejando a la izquierda un camino que baja hacia el pueblo. Proseguimos la subida –W- hacia el Pico Somero; cerca de su cumbre, llegamos a un collado cubierto de hierba donde hay diversas posibilidades para continuar. Nos desviamos hacia la derecha –W-, haciendo un giro que bordea la cima por su cara oeste entre algunos pinares. Tras ellos vemos otro collado, donde hay otra vía para bajar a Luezas; sin embargo, nuestra ruta sube por la derecha –N-.


Desembocamos en un prado con magníficas vistas y un amplio cortafuegos descendente por el que continuamos –NW- . El cortafuegos se ve interrumpido por una pista (de frente vemos unos roquedos), proseguimos por ella hacia la izquierda –W-. Más abajo pasamos la confluencia de los barrancos del Chorrón de San Marcos y del Planillo. Discurrimos cómodamente hasta una carretera; la ruta sigue por la derecha –NE- para volver a nuestro punto de partida. Sin embargo, a la izquierda, podemos ver la ermita de Villavieja que podemos visitar y cuyos alrededores están acondicionados con fuente y mesas para comer.


Powered by Wikiloc

Para descargar o ver más detalles de la salida, púlsa en el título o en el logo de Wikiloc 


Bibliografía
Libro "Paseos por Parajes Olvidados de La Rioja"

Texto y fotos
José María Rey García

martes, 25 de junio de 2019

BASAKAIZKO Y ANESKULAKO ERREKAS (NAVARRA)

06-2019

Dos descensos poco conocidos, ubicados en las proximidades de la localidad de Erasun, en el norte de Navarra; localidad y valles de hermosos paisajes, tradiciones y grandes pelotaris.

R25 inicial en Basakaitzko
Los barrancos de Basakaizko y Aneskulako, son combinables entre sí, compartiendo ambos el magnífico bosque que los rodea; según la época del año que elijamos, la arboleda cambiará su color y atractivo; otro factor es el caudal, que suele ser constante en estos barrancos; ingredientes que, según los combinemos, pueden hacer que el descenso sea muy diferente. 


Cueva junto al cauce en Basakaitzko
El más sencillo es el Basakaizko Erreka, a destacar el rápel inicial de 25m, algunos pasillos más estrechos, que con caudal ganan interés,  y el paso final de la cueva, paralelo a las cascadas del cauce. Este último pasaje, tras el que, poco después, termina el barranco, es muy relevante, estético y de gran belleza. Una cavidad semi abierta, paralela cauce, tapada por hermosas tobas que chorrean agua, procedente de un pequeño afluente.

Salida cueva y tobas en Basakaitzko
Coordenadas cabecera: WGS84 UTM 30T X: 596006 Y: 4768987
Aproximación 40min, descenso1,5-2h; retorno 15min; cuerda 2x25m.

La otra opción, el Aneskulako Erreka, es un barranco abierto de montaña, afluente de Basakaitzko. El acceso es complejo y más largo que el del Basakaizko, siendo el mismo y añadiendo una hora larga al anterior.

Primeros resaltes Aneskulako
Con numerosos resaltes y algunos rápeles de interes, destacando el R80, fraccionado. Casi todo, equipado a naturales, salvo el último rápel de 30m, en el que hay un par de spit en el margen derecho del cauce. La cabecera del R80, está ubicado unos 15m por encima del cauce principal en un haya del margen izquierdo de un afluente que se une al principal. Siguen numerosos resalte y varios rápeles de menor entidad hasta unirse al Basakaitzo. Podemos salir en la unión, o seguir río abajo unos metros y disfrutar de la cueva y los escasos resaltes siguientes, abandonando el descenso a la par que el Basakaizko.

R20 en Aneskulako
En primavera el entorno es espectacular; si añadimos un buen caudal y lo terminamos con la cueva del Basakaizko, el descenso no esta carente de interés.

R20 en Basakaitzko
Coordenadas cabecera: WGS84 UTM 30T X: 596736  Y: 4768506
Aproximación 2h, descenso 2-3h; retorno 15-25min; cuerda 2x60m.

En los alrededores hay otros descensos a combinar, así como un gran número de atractivos turísticos y culturales, siendo esta propuesta una buena excusa para visitar esta parte de Navarra, si no la conocemos.

Frontón cubierto de Erasun
Bibliografía
Libro "Barrancos, Errekas, Cascadas y Foces Navarrensis".

Texto y fotos
José Mari Rey García

lunes, 10 de junio de 2019

BARRANCO GRIETA DE BARZOLOS (NAVARRA)

05-2019

Barranco interesante, para disfrutarlo hay que esperar a precipitaciones fuertes o continuadas; de lo contrarío, lo normal es encontrarlo seco. Tras las lluvias intensas de los días precedentes, optamos por acercarnos a este descenso para abordarlo en las mejores condiciones.

Resalte en primer tramo de Barzolos
Acceso rápido; en sólo 5 minutos, estamos en el cauce del afluente que desemboca en el barranco de Barzolos. Unos resaltes y llegamos al cauce principal. Nuevo tramo de resaltes y aparece el primer sector encajado, con rápeles cortos y entretenidos. Tras un resalte seguimos un corto pasillo encajado y otro sector de cascadas de 4-5m. 

Sucesión de pequeñas cascadas en Barzolos
Sigue una zona abierta previa al segundo tramo encajado; más corto, pero no menos interesante. Con algún rápel algo más largo y cascadas finales fraccionadas. Amplia poza de salida; a los pocos metros, no hay que llegar al río Salazar, abandonamos el cauce por un sendero a la derecha, que nos lleva al puente y al refugio cercano. Si no hemos dejado vehículo en ese sitio, retornamos  por la carretera al aparcamiento superior.

Resalte bajo roca en Barzolos
Notas: 
Aproximación 5min, descenso1,5-2h; retorno 5-20min; cuerda 2x15m.

Para alargar la actividad y hacerla más interesante, se puede combinar con el barranco de la Pasada, en las cercanías de Bicegüal. Un bonito rápel de 15m al principio, lo más destacable, luego resaltes y andar, durante una media hora , hasta la confluencia con el afluente de acceso al Barzolos. A tener en cuenta, siempre, con la premisa de que lleven agua, sino pierde su interés.

R6 en tramo final de cascadas
Bibliografía
Libro "Barrancos, Errekas, Cascadas y Foces Navarrensis".

Texto y fotos
José Mari Rey García

jueves, 16 de mayo de 2019

BARRANCO DE SALTUKUN, SIERRA DE GORBEA (VIZCAYA)

05-2019

Otro de los barrancos de montaña del Gorbea, abierto por el grupo de Diego Dulanto. Sencillo pero entretenido y mantenido; numerosos rápeles cortos, rodeados del espeso bosque del Gorbea.

Saltukun, cascada del R38
Rápel largo de 38m en bella cascada. En la aproximación que indica el artículo del blog "descendedor" se accede con un coche desde los aledaños de Orozko y, una vez terminada la cascada larga, vamos por la margen derecha, remontando el barranco hasta la pista de cabecera donde está el coche.

Rápel en Saltukun
En nuestro caso, dejamos el coche abajo, a la entrada de la pista asfaltada a Belaústegui; subimos a pie a la cabecera. Primera parte, cuajada de destrepes y saltos cortos hasta el rápel largo. Tras la cascada de 38m, seguimos el descenso del barranco, encontrando otra media docena de rápeles hasta la confluencia con la siguiente pista, donde se puede seguir con otro rápel de 12m. Nosotros lo dejamos aquí y descendimos por la derecha, bajando hasta el coche.

R6 en tramo tras la C38
Coordenadas barranco Saltukun
Cabecera .......: WGS84 UTM 30T X: 511405 Y: 4769566
Aparcamiento: WGS84 UTM 30T X: 511980 Y: 4770522

Tiempos de nuestro recorrido: Aproximación 45m; descenso 1,5-2h; retorno 15m.
No hay instalación, salvo en el rápel largo (cordino en árbol), resto de rápeles, desde los árboles que nos parezcan más apropiados. Cuerdas, 2x40m.

Bibliografía
http://descendedor.blogspot.com/2008/11/barranco-de-saltukun-erreka-zulo.html
http://descendedor.blogspot.com/2008/11/blog-post.html

Texto y fotos
José Mari Rey García

lunes, 22 de abril de 2019

FERRATAS Y CAP DE CREUS (GIRONA)

04-2018

La Costa Brava ofrece variados y numerosos atractivos: mar, paisaje,  un tiempo espléndido, cultura, montaña, etc... Nos acercamos para disfrutar, además de los múltiples atractivos turísticos de estas tierras, de dos de sus más conocidas ferratas, para posteriormente, desplazarnos algo más al norte y ver uno de los más destacados parques naturales catalanes: el Cap de Creus.

Área de la Costa Brava

Ferrata de las Gorges de Saleny
En Romanyá de la Selva; ferrata K1, sencilla pero mantenida para su graduación; numerosos puentes tibetanos, de mayor y menor interés. A destacar, el tramo que discurre por el interior de la una corta y encajada gorga, y la cascada final. A combinar con la ferrata de la Cala de Molí en Sant Feliu de Guixols.

Tramo encajado


Uno de los puentes tibetanos

https://es.wikiloc.com/rutas-via-ferrata/via-ferrada-gorges-de-salenys-romanya-de-la-selva-ferrata-13358528

Ferrata de la Cala de Molí
Su trazado es poco usual, transcurriendo próxima al mar; interesante y de gran belleza. Se compone de dos partes, con un escape intermedio; en ambas, con numerosos puentes tibetanos. La segunda parte es más atlética que la primera. Atención a los robos en el aparcamiento.


Primer tramo Cala de Molí

Cap de Creus
Recorrido por la parte norte del Cap de Creus.

Es el punto más oriental de la península ibérica y ubicado al norte del golfo de Rosas. Fue declarado parque natural en 1.998 por su valor geológico. En su extremo encontramos un faro característico; el entorno montañoso que forma el parque está cortado por numerosas entalladuras de formas caprichosas; el perímetro del parque está salpicado de bellas calas; la vegetación predominante es la clásica de estos entornos mediterráneos, formada por vegetación arbustiva. Otro atractivo a tener en cuenta son los hermosos pueblos y playas de los alrededores, entre los que destaca Cadaqués.

Cap de Creus

Formaciones rocosas en Cap de Creus
A disfrutar del entorno que rodea el faro; dejar el vehículo en los aparcamientos habilitados. El inicio del recorrido visita las zonas más populares del parque, como el paraje rocoso de Tudela. Después discurrimos por caminos menos frecuentados y habilitados, visitando numerosas calas de gran belleza. En estos tramos hay que estar atentos a la balización, bastante heterogénea e irregular, que podemos encontrar: mojones de piedra, marcas  de pintura amarilla, azul o rosa. Algunas partes son muy desdibujadas y próximas al mar, en los que hay que estar alerta al terreno. Las dificultades están compensadas por los paisajes solitarios y de gran belleza por los que transitamos.


Paisaje de Cap de Creus

https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/el-far-de-cap-de-creus-cala-culip-paratge-de-tudela-cala-portalo-cala-galladera-cala-prona-12360742

https://es.wikiloc.com/wikiloc/find.do?q=cap+de+creus

Bibliografía
https://www.rocjumper.com/via-ferrata/via-ferrata-gorges-de-salenys-k1-romanya-de-la-selva-girona/
https://www.rocjumper.com/via-ferrata/cala-moli-sant-feliu-guixols/
https://es.wikipedia.org/wiki/Cabo_de_Creus
http://parcsnaturals.gencat.cat/es/cap-creus

Texto y fotos
José Mari Rey García

lunes, 25 de marzo de 2019

RETORNO A LA TORCA DEL CARLISTA (VIZCAYA)

12-2018

Gran vertical de la Torca del Carlista
El Carlista... una sima emblemática, que alberga en en su interior la sala de mayor tamaño de Europa. En mis comienzos como espeleólogo, la visité en varias ocasiones; pero entonces el carburo era nuestra iluminación de referencia. No eramos conscientes de las proporciones que nos rodeaban. En el año 2003 descendí por última vez hasta el sifón y contemplé también la sala Aranzadi, que no había visto en otras ocasiones. 

Excentricas en la Torca del Carlista
Tras quince años, he vuelto a bajar; con las nuevas iluminaciones de led y con un grupo nuevo de compañer@s. Las sensaciones han sido diferentes en muchos aspectos; la instalación ha mejorado, con las nuevas frontales hemos disfrutado de la visión completa de la cavidad, un lujo. En las salas cercanas al sifón, contemplé una zona con formaciones excéntricas que no había visto en otras ocasiones.

Sifón terminal del Carlista
Espero que no sea la última vez que disfrute de esta magnífica torca y que, como cada vez que la he descendido, me siga deparando nuevas, variadas  y gratas sensaciones.

Galerías, retornando del Sifón terminal

Al igual que en otras ocasiones, Oskar del Sasitroka grabó en video los principales lugares y momentos que disfrutamos en la salida. Sin embargo, este audio visual lo ha preparado con especial detalle... como homenaje a los primeros exploradores de esta torca tan querida para el colectivo de espeleólg@s.

Como siempre, un gran trabajo de este compañero y el agradecimiento por compartirlo. 



Bibliografía

Fotos
Compañer@s de la actividad.

Texto 
José Mari Rey García

lunes, 4 de marzo de 2019

LAS HOYAS DE ZENZANO (LA RIOJA)



Hoya  de la "Covaza"
La aldea de Zenzano se encuentra situada tras las "Peñas de Leza", envuelta por bosques de encina, roble y pino repoblado. Al igual que otras poblaciones del "Camero Viejo", las viejas casas y pajares son restauradas por vecinos que se fueron hace tiempo del mismo y otros que han descubierto un lugar donde relajarse y disfrutar de la naturaleza.

Los alrededores de Zenzano esconden tres grandes "hoyas" o "dolinas", denominadas "La Covaza", "La Redondilla" y "La Cueva". Estas "hoyas" son grandes hundimientos del terreno, producidos por la disolución de la roca caliza debido a la acción erosiva del agua. En este recorrido visitaremos, además de Zenzano, la aldea abandonada de Villanueva de San Prudencio y las tres grandes dolinas.

Podemos dejar el coche en la plaza del pueblo donde hay una fuente para llenar las cantimploras. Salimos en dirección a la pista por la que hemos venido (cerca de la misma podemos observar pequeñas lastras con huellas de dinosaurio). Una vez en ella, marchamos por el lado contrario al que vinimos –oeste-. En una curva parte un camino ascendente –norte- que seguiremos más tarde, continuando por la pista principal. Pasados 360 metros observamos a la izquierda la Ermita de San Cristóbal, donde tenemos una bonita vista del pueblo y su entorno. A nuestra espalda, intuimos los
cortados de la "Hoya de la Covaza". De nuevo en la pista, caminamos por ella unos 100 metros. 


Zenzano
Encontramos una encrucijada y tomamos un marcado camino a la derecha –noroeste- que, tras unos 250 metros, nos llevará directamente a la hoya. Se trata de una dolina de gran tamaño con fácil acceso al fondo. Retrocedemos por el mismo camino que nos condujo a la hoya. De nuevo en el cruce, continuamos por la derecha –suroeste-. Tras 100 metros y, en otra curva, seguimos un camino a la derecha –suroeste- que nos lleva hasta una plataforma desde donde se divisa Villanueva de San Prudencio. El camino sigue a la izquierda de la plataforma, reduciéndose a una senda cerca del pueblo. Villanueva fue abandonada en los años sesenta. Actualmente gran parte del pueblo está sepultado por la maleza, conservando su entorno ese encanto especial de los lugares que fueron habitados en otro tiempo. Es recomendable visitar las eras para disfrutar de unas interesantes vistas del Valle del Leza con Trevijano al fondo.


Villanueva de San Prudencio
Desandamos el recorrido hasta la curva pronunciada donde partía una pista ascendente y subimos por la misma. En su parte más alta, las vistas del Valle de Leza, Iregua y la Sierra de Cantabria son espectaculares. Seguimos por la derecha –este- y hallamos un cruce. Optamos por el camino de la derecha –sureste- que nos lleva llaneando por la cumbre. Transitamos cerca del vértice geodésico que sitúa el pico "Zenzano", de 1.201 metros. Poco después, dejamos a la izquierda un camino cerrado por un portillo. Discurrimos entre encinas, descendiendo levemente hasta que el camino desaparece entre una zona de suelo empedrado cercado por árboles. Bajamos por el lecho empedrado en dirección sur, para adentramos en el bosque por una difusa senda (podemos encontrar balizas de piedra) que desaparece continuamente. Seguiremos esta senda en dirección suroeste durante unos 100 metros, hasta hallar una alambrada a la izquierda. Desde aquí nos guiaremos por ella, siguiéndola por zonas más o menos enzarzadas hasta un claro cercano a la "Hoya Redondilla", donde la cerca está aplastada y permite pasar al otro lado. Cruzamos al otro lado y, poco después, la valla se precipita por la hoya. La de mayores dimensiones y espectacularidad.

Hoya "Redondilla"
Con un poco de fortuna, podemos contemplar el extraordinario vuelo de los buitres que anidan en sus paredes. Bordeamos la dolina por la izquierda hasta el lado opuesto al que nos encontramos, donde hay un pequeño claro junto al borde de la hoya. Al suroeste se ve un escarpe calizo que nos señala la "Hoya La Cueva". Descendemos por una zona de piedra suelta que nos lleva en dirección a la misma. Sus dimensiones son más modestas que las anteriores y su fondo está lleno de zarzas, lo cual no le resta interés. Descendemos en dirección suroeste por una senda borrosa y poco marcada hasta el viejo camino de Zenzano a Lagunilla.

Hoya "La Cueva"
Una vez en él, seguimos por la derecha -sur- hasta alcanzar la pista principal por la que subimos al pueblo en coche. Caminamos hacia Zenzano y, a unos 200 metros, tomamos en una curva un camino que baja por la izquierda –sur-. Pronto encontramos una senda paralela a nosotros (se trata, de nuevo, del camino de Zenzano a Lagunilla). Nos uniremos a ella por una trocha que sale a la izquierda –suroeste-. Más tarde, deberemos sortear algún tramo con maleza y, poco después, llegaremos a nuestro punto de inicio.


Powered by Wikiloc

Para descargar o ver más detalles de la salida, púlsa en el título o en el logo de Wikiloc 


Bibliografía
Libro "Aventúrate por La Rioja".

Texto y fotos
José María Rey García