miércoles, 15 de julio de 2020

La Tejera de Velilla (La Rioja)




Entre los siglos XIII y mediados del XIX, los habitantes de los pueblos del Camero Viejo, y del resto de sierras riojanas, construyen sus edificios con los elementos que les ofrece su entorno. Los materiales empleados fundamentalmente son: piedra, madera, barro y cal. Para cocer el barro de las tejas y obtener la cal se empleaban unos hornos que, generalmente, eran de uso común. Hoy, todavía quedan restos de algunos de estos hornos, dispersos por el Camero Viejo. Por fortuna, nos queda un ejemplo bien conservado, que ha permanecido oculto durante mucho tiempo en la espesura de la dehesa de un barrio de San Román de Cameros: "La Tejera de Velilla". 

LAS TEJERAS EN EL CAMERO VIEJO
En esta época se construye con materiales cercanos, los que ofrece la naturaleza: piedra, madera, barro y cal. Los obtienen fácilmente, auto abasteciéndose de los mismos. Piedra extraída de canteras locales para los muros y suelos; madera de los bosques y dehesas cercanos para postes, vigas, tabiques y techumbre; barro cocido en tejeras locales para el tejado y cal de los caleros más próximos para la argamasa y los enlucidos.

Es a partir de la Edad Media cuando la producción de ladrillos, y sobre todo tejas, aumenta paulatinamente, sustituyendo a otros materiales constructivos más frágiles y perecederos.

Sendero hacia la tejera
La elaboración de las tejas y ladrillos se realizaba en las tejeras. La mayoría de los pueblos contaba con una. De hecho, basta observar un mapa topográfico de la zona del Camero Viejo, para constatar que es el topónimo más frecuente. En esta comarca, la propiedad de las mismas solía ser pública. No obstante, según las circunstancias económicas del pueblo o su manera de proceder, podía arrendarse o realizar almoneda con los terrenos. 

En otras regiones como Asturias, Castilla o Vizcaya, existía el oficio de tejero itinerante. Como curiosidad, comentar que, los tejeros de Llanes (Asturias) usaban una jerga propia para comunicarse entre ellos, denominada xiriga. 

LAS TEJERAS
Se ubicaban en parajes apartados de los pueblos, y cercanos a fuentes u otros torrentes de agua. Solían funcionar durante los meses más calurosos del año, entre marzo o abril hasta los primeros hielos. El material que utilizaban era la arcilla, obtenida de las barreras o canteras de barro. Ésta debía estar limpia de piedrecillas, y no ser demasiado densa para poder trabajarla con mayor facilidad. El barro, extraído a pico y pala, se transportaba en caballerías hasta la era de la tejera. A continuación, el barro se extendía (parva), se molía y se cribaba. El material cribado se depositaba en pozos o lagares, donde se mezclaba con agua y se amasaba, quedando listo para la fabricación de tejas.



Para preparar las tejas, se cogía barro del pozo, humedeciéndolo y amasándolo un poco más para que fuera más moldeable. Se empleaba una mesa o banco de trabajo para elaborar cada teja, utilizando unos moldes a los que, previamente, se les espolvoreaba ceniza para que no se pegase el barro. Después, las piezas se dejaban secar al sol. El período de secado oscilaba entre dos o tres días, según el tiempo que hiciese. 

Con una parva de 1400 kg. podían obtenerse unas trescientas tejas. Y según las personas que trabajasen, se podían hacer hasta 900 y 1.000 tejas en una jornada. 

Cuando había suficientes tejas para llenar un horno se preparaba la cocción en el mismo. Para lo cual, había que cargar el horno con leña. Generalmente, broza y ramas finas de podas y limpias.

Aldea de Velilla

EL HORNO
Su estructura estaba inspirada en los antiguos hornos romanos, cuya planta podía ser circular, rectangular o cuadrada. En el caso de los hornos del Camero Viejo, solían ser de planta cuadrada y constaban de las siguientes partes:
  • En la parte inferior están las calderas. Dos receptáculos de dos a cuatro metros de largo, cuyo techo está abovedado con arcos de sillería, y una boca para alimentarlo con leña, de unos 70 cm.
  • Sobre el techo de las calderas, se situaba una cámara que distribuía el calor al piso superior a través de unas toberas geométricas, por donde salía uniformemente.
  • Y encima del todo, el horno propiamente dicho o cámara de cocción. En este lugar se cargaban las tejas. Se situaban de canto, para que llegase a todas la misma cantidad de calor y, a la vez, lo dejase pasar a través de ellas. Su techo tenía forma de cúpula, con respiraderos que evacuaban los humos producidos por la combustión. La puerta de acceso a la cámara, se sellaba con cascotes y arcilla para evitar perdidas de calor.
El horno se alimentaba de leña durante unas 30-35 horas. Se turnaban dos o más personas, vigilando que la temperatura del horno oscilase entre los 800-1000 grados. El esfuerzo era importante, y había que cuidar que el calor fuese uniforme, ya que si el calor era excesivo el barro se fundía, soldándose las tejas y rompiéndose al separarlas.



Una vez terminada la cocción, el horno estaba al rojo vivo. Por ello, había que esperar entre cuatro a diez días para poder sacar las tejas. Al menos un diez por ciento de la carga se desperdiciaba. 

LA TEJERA DE VELILLA
Es la construcción mejor conservada. Está situada en los límites de la Dehesa de Velilla, junto al barranco de Valtaerez. Casi toda ella está cubierta por la maleza, tras siglos de inactividad. No obstante, es una construcción sólida, con piedra de sillería y ladrillo en las bóvedas del horno. Su parte frontal tiene una altura de 4,5 metros, con un horno de dos bocas y cuatro metros de profundidad. En su parte alta, se haya la cámara de carga, con una puerta orientada hacia el este y cuyo techo en cúpula ha desaparecido.



Puede datar del medievo, teniéndose constancia de que en ella se fabricaron tejas hasta mediados del siglo XVIII. Su uso debía estar autorizado por el ayuntamiento, utilizando los moldes que se guardaban en el mismo. Además, la producción tenía que destinarse a los edificios del lugar. 

OTRAS TEJERAS EN EL CAMERO VIEJO
Además de 'La Tejera de Velilla', se han visitado los vestigios de otras tejeras:
  • La Tejera de Soto en Cameros: situada en el lugar de Valcárcel. Está entre dos barrancos, pasando un sendero PR junto a ella. Se encuentra en mal estado, pero aún es visible su estructura. Sus calderas están enterradas, quedando al descubierto parte de una de las bocas. En su parte posterior, hallamos los restos de un edificio contiguo a la misma.
  • La Tejera de Bahún: la encontramos en el término de Lagunilla de Jubera y cercana al arroyo de Bahún, en un claro entre pinares. Sólo quedan restos de la parte superior del horno.
  • La Tejera de San Román de Cameros: ubicada en el mismo término municipal, y adyacente a la portilla o entrada de la bella dehesa de esta localidad. Sólo queda un mínimo rastro del horno.
  • La Tejera de Santa María de Cameros: está situada a un lado del camino que lleva de Santa María de Cameros a Viguera, pasando por el "Chozo Blanco".
Paseo a la Tejera de Velilla



Powered by Wikiloc

Para descargar o ver más detalles de la salida, púlsa en el título o en el logo de Wikiloc

BIBLIOGRAFÍA
  • Boletines de la Asociación de San Román de Cameros. Colaboraciones de Andrés Ruiz Bastida y Ernesto Reinares.
  • 'Zahora', Revista de Tradiciones Populares, nº 43. Tecnología Popular. Cómo era, cómo funcionaba. Ángel Ñacle García.
Texto y fotos
José Mari Rey García

miércoles, 8 de julio de 2020

SISTEMA DE LOS CUATRO VALLES, SIMA DEL PANDA GIGANTE A LA BÓVEDA ASTRAL O ASTRODOME (CANTABRIA)

07-2020

El Sistema de los Cuatro Valles, es uno de los grandes conjuntos de cuevas que ofrece Cantabria; dentro de su amplio tejido de galerías, se encuentra uno de los pozos más espectaculares que se pueden ver, la bóveda Astral o Astrodome.

Base de la bóveda Astral

Estas cavidades, al igual que otras tantas de la zona, han sido exploradas y documentadas por espeleólogos ingleses; de ahí los nombres sajones de los lugares.  Para acceder a este extraordinario pozo, hay un largo y tortuoso camino desde la mayoría de las bocas; una de ellas, la sima del "Panda Gigante", nos situa en la parte central del Sistema, ofreciendo la posibilidad de llegar al Astrodome, de forma, relativamente sencilla.

De manera inesperada, pensando que hacer el fin de semana, entre otras opciones, surgió la posibilidad de visitar este magnífico pozo; para ello, nos juntamos compañer@s del GAEM de Madrid, Akelar de Navarra y GEL de Logroño.

Boca del Giant Panda

El "Panda Gigante" tiene ciertas peculiaridades con las que hay que contar; su entrada es artificial y muy inestable; de hecho, ha sufrido derrumbes. Actualmente, está apuntalada con tubos de acero; tras la entrada, hay una parte delicada, con muchos bloques sueltos que pueden caer directamente en las verticales por las que descendemos; hay que extremar las precauciones y no dar el "libre" hasta estar protegidos. 

Esta zona tiene un destrepe expuesto a la entrada de la sima, que entronca con un tubo de PVC por el que se entra (cuerda de seguro) en el primer p20; instalación 2sp, a los 4-5m 1sp, a los 5-6m 1sp; más abajo 1sp para evitar roce laja; cuerda 1x40m. Nos distanciamos de la base del pozo; nueva vertical 5-6m, ahora en fijo, sino cuerda de 15m. 

Meandro final en Giant Panda

De aquí, arranca tramo de meandro estrecho para unión con la galería del Gorila. El meandro tiene un resalte de acceso incomodo, equipado con cuerda de nudos; algún otro resalte sin equipar y últimos tramos de meandro muy estrecho.

Amplias galerías en "ruta cercana"

Seguimos la galería del Gorila hacia el NE, encorvados y con trechos de resaltes, hasta llegar a una amplia sala, donde vemos el cruce con la galería del segundo río, que viene por la izda; proseguimos por la derecha SE, transitando por otro amplio conducto, jalonado por bancos de arena y denominado "ruta cercana". Más adelante, vemos a la derecha un acceso de techo bajo, algo elevado y visible claramente SW; continuamos por las gateras que conforman la galería de "la conexión"; tras la misma, dejamos a la derecha el tercer río  y proseguimos con comodidad; dejamos también la galería de la Paja y seguimos plácidamente por el SW, transitando por las galerías del 96, las Playas, "diversión", hasta  el cuarto río.

Tramos estrechos de gateras

El camino vira a la izda SE, y buscamos por el cauce, unos metros más adelante, una rampa ascendente de arena, que unos metros después, nos lleva a la Bóveda Astral o Astrodome que, a buen seguro, no nos dejará indiferentes. Una perfecta bóveda, de algo más de un centenar de metros, con secciones claramente marcadas; de su centro, cae una cascada de agua pulverizada , a un gran gourg de 30m de diametro. Disfrutamos del lugar sin prisa; admirándolo, fotografiando, charlando...

Astrodome

También es un paraje marcado por la tragedia; ocurrió un suceso luctuoso durante las exploraciones del pozo, en la que perdió la vida un explorador inglés, debido a un trágico descuido.


Tras este tiempo, disfrutando del Astrodome, iniciamos el retorno por el mismo camino; se hace corto, en menos de dos horas estamos salidendo por el Giant Panda. En tiempo, la actividad puede oscilar entre las 6-8 horas; 3h de ida y 1,5-2h de vuelta; atención al acceso y pozos del Panda Gigante.

Montaje de video de Oskar Markaida, de Sasitroka, con la experiencia de la actividad...



Bibliografía

Fotos 
Chandy Dueñas

Texto
José Mari Rey García

miércoles, 1 de julio de 2020

BARRANCO DE ALARRIETA (VIZCAYA)

10-2019

Otro de los barrancos de las estribaciones del Gorbea, en la parte vizcaína, cerca de Orozko. Se sale desde el aparcamiento superior de Belaustegui, donde dejaremos un coche; es interesante dejar el otro vehículo, junto al cartel que indica el inicio del parque natural, o en la salida del barranco, al inicio de la pista.

Primeros rápeles Alarrieta
Desde Belaustegui, tomamos un inicio de pista que, en unos centenares de metros, se transforma en senda; y después, vamos encontrando caminos; atravesamos uno y continuamos por otro que avanza por la izda, a cruzar un primer regato; hay que proseguir hasta el siguiente, que es el Alarrieta. En alguna documentación, está mal situado el inicio del barranco, señalando el regato previo, que atravesamos al principio.

Coordenadas cabecera Alarrieta: UTM WGS84  30T  X: 0512605  Y: 4767717

Es un descenso largo e irregular; recomiendo hacer el primer tramo, salirse unos centenares de metros después, por la margen derecha y desplazarnos hasta la cabecera del Sintxita, para combinarlo; por ese motivo, es interesante dejar el coche inferior a la entrada del parque, donde sale el retorno del mismo. 




La primera parte del Alarrieta son cinco rápeles encadenados, bonitos y verticales; confluimos con otro barranco, el regato previo a la cabecera del descenso; avanzamos por el cauce durante unos 200m. Vemos a la derecha una valla; si la sigues por el lado interior, te lleva a unas pistas que te llevan a la carretera, cerca del acceso al Sintxita.

Si seguimos el descenso del Alarrieta, son largos tramos de andar con destrepes y algún rápel corto.



Cuerda 2x30m; acceso 20 min; descenso primera parte 1h; descenso entero 3-4h; retorno inmediato; acceso Sintxita 25 min; descenso Sintxita 2h; retorno Sintxita 20 min.


Bibliografía
Libro "Barrancos de Euskal Herría".
http://ropewiki.com/Alarrieta

Texto y fotos
José Mari Rey García

jueves, 25 de junio de 2020

SIMA DE LA LASTRA (LA RIOJA)

TERMINO MUNICIPAL
Santa Engracia de Jubera (La Rioja).

COORDENADAS
UTM ED50 30T X: 0557993 Y: 4683092 Z: 662 m

CARTOGRAFÍA
H.C. S.G.E. nº 242

DESARROLLO
99 m

DESNIVEL
19 m 

LOCALIZACIÓN
En la parte derecha de la carretera de Jubera a Robres del Castillo; pasado cerca de 1km desde el puente de Jubera, encontramos una gran lastra de roca caliza donde se observan varias vías de escalada de adherencia. La boca se encuentra en su parte superior, algo tapada por el boj.

DESCRIPCIÓN
La boca se inicia con una rampa descendente de 4-5m; al N un p12 alargado de cabecera estrecha nos baja por la vía principal (V1).  En la misma rampa, al SW aparece un corto resalte que cae en un pequeño hoyo; en su extremo S sale un conducto que desemboca en una cabecera estrecha que baja por un pozo diaclasa (V2). A mitad del pozo de la V1, aparecen a la derecha un par de ventanas a  las que podemos acceder con un pequeño péndulo. La de la izquierda, está equipada con un spit y conecta con el pozo de la V2, bajando al mismo lugar. Abajo seguimos al W por una gatera que sale a la sala principal (V2).

Siguiendo por la vía principal (V1), ya en su base, bajamos por una corta rampa de piedras que llega a la sala principal. El suelo está formado por bloques recubiertos de una capa de arcilla.  A la izquierda se ve la boca de la gatera que lleva al pozo lateral de la V2. A la derecha se aprecia numerosas zonas de gateras que se colapsan a los pocos metros; una de ellas, rodea la sala por su lado W y conecta con la sala que se comenta a continuación. Al W una amplia colada nos separa de otra amplia estancia donde se encuentra una columna blanquecina que destaca en el conjunto de la cueva.

FICHA TÉCNICA

OBSTÁCULOS

  • R5; cuerda: 12m; anclajes: 2sp; observaciones: rampa.
  • P12; cuerda: 14m; anclajes: 1sp+1sp a 1-2m fracc cab; a los 3-5m 1sp fracc; observaciones: V1.
  • P12; cuerda: 14m; anclajes: 1AN (roca) + 1sp+1sp cab; observaciones: V2.
  • P14; cuerda: 16m; anclajes: 2sp  + 1sp fracc (V1) + 1sp (fraccionamiento a V2); observaciones: V1, a los pocos metros, pequeño péndulo y coger diaclasa a la izquierda que conecta con V2.

FOTOS

Boca sima de la Lastra


p12, V1

Columna

MAPA DE SITUACIÓN




DOCUMENTACIÓN ACTUALIZADA A
Junio de 2020

BIBLIOGRAFÍA Y TOPOGRAFÍA
Catálogo de cavidades de La Rioja Vol II.

RECOPILACIÓN DE DATOS, TEXTO Y FOTOS

José Mari Rey García

miércoles, 17 de junio de 2020

VÍA FERRATA AGUJAS DE LAS ALHAMBRAS (TERUEL)

12-2019


Vía corta, con vistas muy interesantes del entorno rocoso de las agujas, y tramos con amplia separación entre grapas o inexistencia de éstas, pero con buenos agarres naturales.

Separada por varias partes: fisura y grieta con numerosos agarres; zona de pasamanos y subida con vistas; y bajada destrepando por grapas o rápel de 18m.

Primer tramo de la ferrata
Aproximación 15 min; recorrido 30-40 min; retorno 15 min; equipamiento excelente; dificultad K4.

Restricciones: no está permitida su realización, por nidificación de aves, entre el 1 de febrero y el 31 de julio.



Se puede combinar con vías de escalada de los alrededores de la vía ferrata.

Panorama de las rocas que componen las agujas 

MAPA


Powered by Wikiloc

Para descargar o ver más detalles de la salida, púlsa en el título o en el logo de Wikiloc

Bibliografía
https://www.rocjumper.com/via-ferrata/agujas-alhambras-teruel/


Texto y fotos
José Mari Rey García

miércoles, 10 de junio de 2020

LAS MINAS DE HIERRO DE VILLAVERDE DE RIOJA (LA RIOJA)


Panorama actual de las minas a cielo abierto
En el siglo XIX aparecieron estudios que señalaban la abundancia de mineral de hierro en la sierra de La Demanda. Las conclusiones de estos trabajos generalmente fueron  exageradas y sus argumentos, en ocasiones, carecían de base científica. Por otra parte, los mismos autores que sacaban a la luz estos inmensos recursos –se hablaba de más de cien millones de toneladas-, justificaban su escasa explotación en la falta de capitales, la carencia de medios técnicos adecuados y los caminos escarpados de la Sierra, que sólo permitían el uso de caballerías. Al margen de estos razonamientos, es de suponer que, si la riqueza y abundancia del mineral hubieran cumplido las expectativas, estos obstáculos se habrían superado.

No obstante, sí que había hierro en la Demanda riojana. Los yacimientos ocupaban una basta extensión a ambos lados de la cuenca del Najerilla, llegando por el Este hasta el Camero Viejo y por el Oeste hasta el río Oja. En todo este territorio había dos zonas donde era cuantioso el mineral:
  • El primero abarcaba las localidades de Ezcaray y las aldeas del alto Oja, Tobía, Matute y Anguiano, describiendo una amplia curva a los pies del pico San Lorenzo.
  • La segunda, traza una franja que se inicia en Brieva siguiendo después por los términos de Ventrosa, Viniegra de Arriba, Viniegra de Abajo y por el NE a Villavelayo y Canales de La Sierra, en la margen izquierda del Najerilla.

Abrevadero en arroyo Ricoja

En ambas zonas predominan los óxidos y el carbonato de hierro, correspondientes a las especies hematíes parda y roja. Asimismo, la riqueza del mineral era baja, oscilando entre un 30 y un 32 por ciento.

En la ruta vamos a visitar la primera franja. En la misma, las vetas no eran uniformes ni continuas lo que originó una extracción selectiva, atacando las vetas más fáciles de explotar para obtener beneficios con rapidez. Como consecuencia de esta práctica, hubo numerosas canteras a cielo abierto.

Arroyo Ricoja
Los hermanos Lozano, de Villaverde de Rioja, me hablaron de una de estas canteras que denominaban “la mina”. Los lugareños saben de la misma lo que contaban y donde estaba, pero el recuerdo se su origen se va perdiendo. A pesar del título de esta salida, la explotación no está en Villaverde, sino en el término de Estollo; cerca del vértice geodésico que señala el alto de Pradilla. La “mina” estaba unos metros al norte, donde vemos una amplia extensión cubierta por boj y matorral. Hoy por hoy, sólo unas piedras sueltas delatan su antigua condición.

LA INDUSTRIA DEL HIERRO EN LAS CUENCAS DEL NAJERILLA Y OJA

Como se ha mencionado, había hierro en estas tierras. Pero su producción en el contexto nacional o comparada con otras provincias mineras fue mínima. De todas formas, el hierro que se extraía, unido a la abundante madera de los bosques aledaños y los torrentes capaces de mover ingenios hidráulicos, permitieron que durante varias décadas del siglo XIX funcionasen algunas ferrerías en los valles del Najerilla y Oja.

El CASTILLO DE PEÑARROYA

También se cuenta que en la planicie de la cima de Peñarroya había un castillo musulmán que dominaba el pueblo y sus alrededores. De hecho, a esta peña también le llaman “el castillo”. En la cumbre se observan vestigios del lienzo de un muro y un buen número de piedras dispersas que llaman la atención. No hay documentación de este lugar y los historiadores, con los que he hablado de este sitio, tampoco saben nada del mismo. De todas formas, como ya he comentado a varios entendidos, sería interesante hacer un estudio arqueológico de este emplazamiento que aportase luz sobre su origen y permitiese su catalogación.


PEÑA HORNOS
Dejando atrás Peñarroya, tras la siguiente loma, vemos a la izquierda los afloramientos calizos de la parte alta del arroyo de Ricoja. En los años noventa una importante empresa del sector minero efectuó prospecciones con la pretensión de abrir minas a cielo abierto para extraer la roca caliza; un proyecto que fue desestimado por sus consecuencias ambientales.


Asimismo, en nuestro lado, frente a los afloramientos calizos, se encuentra el término llamado Peña Hornos. Y es que antaño, en estas laderas había numerosas caleras; hornos donde se quemaba la roca caliza de los alrededores para obtener cal, muy utilizada en tiempos pasados en las labores cotidianas.

Vista de las peñas de Tobía desde el alto de la Pradilla

CÓMO LLEGAR
Circular por la N-120 dirección Nájera. Antes de llegar a esta localidad, tomamos la LR-136 para unirnos a la LR-113 que va hacia Canales. Después de pasar el pueblo de Bobadilla, cogemos la LR-331 hasta Villaverde de Rioja. Al llegar al desvío que sube al pueblo, podemos dejar el coche en un descampado a la derecha.

DESCRIPCIÓN
Avanzamos por la carretera que sigue hacia Estollo, dejando a un lado el pueblo de Villaverde –W-. Pasada la ermita de San Antón cogemos un camino de gravilla a la izquierda –SW- (camino del Campillo). Vemos a la derecha una zona pelada, en cuya parte superior limita con un frondoso hayedo, es la cumbre de Peñarroya, el primer hito en nuestra ruta. Pasados algo más de 100 m llegamos a un cruce; vamos por la derecha, acometiendo una fuerte rampa –NW-. A media subida, desechamos un camino a la izquierda. La pendiente culmina en el límite con Estollo; yendo de frente, se va a Estollo. Nosotros prologamos la subida por la izquierda –SW-, no alejándonos mucho de la valla. Cerca del hayedo la cerca se separa y trepamos por una clara senda hacia el bosque. Antes de entrar en el mismo, nos desviamos a la izquierda por otra vereda que lo circunda –SW-.

Alto de la Pradilla

Tras rodearlo, su parte superior aparece esteparia y se observa la planicie de su cima. En dicho llano, numerosas piedras sueltas y restos de muros nos permiten intuir el “castillo” musulmán del que hablan los lugareños. Podemos ver la zona de la cumbre y luego retornar al camino, prosiguiendo por la senda que estamos –SW-. Al alejarnos de este sitio veremos a nuestros pies los riscos de conglomerado que dan nombre al lugar; algunos son de color rojizo, motivo por el cual se le denomina Peñarroya (roja). Antes del último afloramiento de roca bajo el camino hay una pequeña surgencia estacional cubierta por maleza, cuyo nombre es “El Orinal”. No obstante, el itinerario continúa por el límite con el bosque –SW-. Discurrimos por el cordal y podemos observar a la izquierda las barranqueras –Peña Hornos- donde antaño se ubicaban las numerosas “caleras” del lugar (abajo se ve un montículo). Superamos la divisoria y salimos a una pista forestal en la parte alta del arroyo de Ricoja Avanzamos por la derecha –NW-. Pronto vemos otro camino donde hay marcas rojas y blancas de GR, lo dejamos y nos mantenemos en la pista, que sube trazando una curva. Ganamos altura cubiertos de hayas. Más adelante, a la derecha, aparece otra pista entre el pinar, la cual no tenemos en cuenta (seguir –S-). Desde el cordal disfrutamos de unas hermosas vistas de las Peñas de Tobia y El Serradero.



Nos introducimos en otro hayedo, el itinerario se va borrando hasta desaparecer. Hay que estar atentos porque, antes de perderse, el camino sale del hayedo por la izquierda –SE-, por un paso abierto entre el boj que limita con el bosque. Alcanzamos un portillo que supera una alambrada. Al otro lado, nos incorporamos a una vía más ancha y tapizada de hierba que seguimos por la derecha –W-. Según subimos, al otro lado de la verja, advertimos lo que se parece ser un cortafuegos cubierto por la maleza que limita con el hayedo. En este lugar estaban las antiguas canteras de hierro, hoy sepultadas por el matorral, y cuyos escasos vestigios son algunas piedras dispersas. Tras una cuesta llegamos al hito que corona la cumbre del alto de Pradilla que nos depara un espléndido panorama del valle del Ebro, La Demanda y otras sierras riojanas.



Nos alejamos del Pradilla –W- bordeando el Cerro Cadajón hasta encontrarnos con otra pista; bajamos por la izquierda –SE-. Más adelante, tras varias revueltas, surge un desvío, continuando por la derecha –NE-. En la bajada veremos una fuente con tres caños que se nutre del curso de un arroyo. Llegamos a una encrucijada, viendo a la derecha los corrales de Ocijo; vamos por la izquierda (marcas de GR) –NW-. Más adelante, vemos a la derecha otros corrales en ruinas, aproximándonos a ellos. Ya en los mismos, bajamos por una trocha entre el bosque, la cual desemboca en una senda que discurre por la margen izquierda del arroyo Ricoja –NE-. Según descendemos el itinerario se hace más claro y la vía gana anchura, juntándose finalmente con el camino rural que subía a Peñarroya. Sólo nos queda retornar al punto de partida por el camino que efectuamos al principio.

MAPA


Powered by Wikiloc

Para descargar o ver más detalles de la salida, púlsa en el título o en el logo de Wikiloc 


Bibliografía
Libro "Paseos por Parajes Olvidados de La Rioja"

Texto y fotos
José María Rey García

jueves, 4 de junio de 2020

BARRANCO IÑURRIETAKO ERREKA (NAVARRA)

06-2019

R25 en Iñurretako Erreka

Descenso bonito y poco conocido, ubicado cerca de Bera de Bidasoa; abierto, con siete rápeles seguidos, habitualmente con agua, sencillo, entretenido, con roca de leucogranito, rara de ver.

Se hace corto, bonito paisaje. Parte de la aproximación y retorno, penosos. A combinar con otro de la zona, como las cascadas de Asko.

R13 y pasillo estrecho

Coordenadas cabecera: WGS84 UTM 30T  X: 0604970  Y: 4794418
Aproximación 1h, descenso1,5-2h; retorno 20min; cuerda 2x30m.


Resaltes finales

Bibliografía
Libro "Barrancos, Errekas, Cascadas y Foces Navarrensis".

Texto y fotos
José Mari Rey García