miércoles, 28 de abril de 2010

CUEVA DE PEÑAESQUILLAS

Coordenadas UTM ED50 30T
Término Municipal
Santa Engracia de Jubera
X: 0557484
Y: 4685184
Z: 651m
Cartografía H.C. S.G.E. nº 242
Recorrido
2.321m
Desnivel
-18,41m

SITUACIÓN
Está situada a la entrada de Santa Engracia. Unos metros por encima de la carretera.

LOCALIZACIÓN
Desde Logroño tomaremos la LR-250 a Villamediana de Iregua y proseguimos por la LR-259 a Murillo. Seguimos por la LR-261 hasta Santa Engracia de Jubera. Aparcamos el vehículo a la entrada del pueblo.
Cerca del pueblo, dejamos una pista asfaltada a la derecha. Pocos metros después y antes de entrar en Santa Engracia subimos por una senda a la derecha que nos llevará -con dirección al pueblo- al pie de un poste de conducción eléctrica. Junto al mismo, entre zarzas, se encuentra la cavidad. 

DESCRIPCIÓN
Nos adentramos en "Peña Esquillas" a través de su pequeña boca. Durante unos metros podemos caminar en cuclillas. Después nos arrastramos por unas gateras hasta llegar a un paso más alto y estrecho en su base en el que debemos ponernos de pie e inclinarnos pasando un pie delante del otro. Caminamos por una galería algo más cómoda encontrando a la derecha una ventana que da acceso a un sector con varias salas y algunas formaciones. 

Continuando por la galería llegamos a una sala alta que precede a otra más amplia pero de techo bajo (hasta aquí la dirección ha sido nordeste), debido a esto es fácil desorientarse en la misma. Nos internamos en ella por la derecha, teniendo como referencia las paredes de la estancia. Vamos arrastrándonos por un suelo arenoso que nos acompañará durante la mayor parte de nuestra visita debido al origen de surgencia de la caverna. En épocas remotas circulaba gran cantidad de agua por la misma, observándose los efectos de la erosión en múltiples lugares. En el suelo también se encuentran de forma caótica gran variedad de formaciones estalagmíticas. Siempre con la referencia de la pared derecha y situándonos en la topografía, aparece a la derecha un pequeño pozo ciego de 6 m. 

Seguimos por la pared y poco después abandonamos la sala por otro corredor más estrecho (hasta aquí dirección noroeste). Se transita junto a varias columnas y algún charco. Observaremos que el techo se va revistiendo de pequeñas estalactitas , algunas de ellas con formas anárquicas denominadas excéntricas. En esta gruta son menudas y el origen de su formación varía según las condiciones de cada cueva, pero normalmente se generan debido a corrientes de aire. Pasaremos junto a las formaciones con cuidado de no romperlas con el casco y, en caso de llevar carburero, estaremos atentos a no manchar el techo con la llama del mismo. Evitar tocarlas ya que son extremadamente frágiles y fuera de su entorno se degradan de forma irreversible. Llegamos a otra estancia con un pequeño hundimiento a la izquierda denominado "pozo de los suicidas" . Nos encontramos en la "sala de los fumadores" , cuyo nombre se debe a los tiempos en que los grupos que la topografiaban la tomaban como punto de reunión tras el trabajo. En las esperas la gente dedicaba el tiempo, entre otras cosas, a compartir un cigarrillo. 

Nos dirigimos hacia el suroeste con la pared derecha a nuestro lado. Nos arrastramos por un pasillo dejando varios hundimientos a la izquierda. Giramos al oeste por un laminador que tras unos metros vira hacia el noroeste hasta llegar a otra sala amplia, arenosa y de techo bajo. Continuamos por la derecha -nordeste- y pasaremos -si no está tirada- junto a la "aleta de tiburón" . Se trata de una piedra característica que al volver nos ayudará a identificar el camino de vuelta. La galería se estrecha y encontramos salas laterales con múltiples formaciones. Nosotros seguimos por la más evidente hacia el nordeste. Llegamos hasta un acceso que gira nuevamente al noroeste y, entre bloques, nos lleva a una rampa de barro que desciende a otra amplia sala con dos ramales a derecha e izquierda. Si seguimos a la derecha -nordeste- tras unos pocos metros encontraremos un estrecho acceso en la pared izquierda. "Colándonos" por él y, tras varias salas, llegaremos al "lago de barro"

Si seguimos por la izquierda y subimos al oeste una rampa de barro. En su parte más alta seguimos por un laminador hacia el noroeste, que nos deja cerca de otra sala de ciertas dimensiones con grandes bloques (no se aprecia la magnitud de la misma). Desde donde nos deja el laminador, seguimos dirección suroeste por unos conductos arenosos que nos llevan al final de la cavidad. En el mismo observaremos algunas raíces que nos indican la proximidad del exterior. Retornaremos a la salida siguiendo el mismo camino. Por supuesto, no hay un único camino de vuelta. Podemos realizar varias combinaciones tanto al ir como para volver dependiendo del conocimiento que tengamos de la espelunca. 

NOTAS
•  En estos momentos, el recorrido habitual por "Peña Esquillas" está marcado con cuerda. No obstante, debo insistir en que se trata de una cueva muy laberíntica y de difícil orientación caso de no conocerse. Es aconsejable saber usar una brújula, situarnos continuamente sobre la topografía e ir mirando atrás para reconocer el camino de vuelta. 

•  La entrada de la caverna está flanqueada por una verja de hierro que habitualmente no está cerrada. Hasta hace unos años era necesario solicitar un permiso al Ayuntamiento para poder visitarla. 

FOTOS: Julio de Lacalle Pazos






DOCUMENTACIÓN ACTUALIZADA A
SEPTIEMBRE 2003

BIBLIOGRAFÍA Y TOPOGRAFÍA
Catálogo de cavidades de La Rioja Vol I.


'Aventúrate por La Rioja', José Mari Rey García (2005)

RECOPILACIÓN DE DATOS Y TEXTO
José Mari Rey García

1 comentario:

  1. Cueva Peñasquillas

    En la cueva nos podemos guiar continuamente por la señalización de la cuerda. Dado que esta señalización estaba deteriorada en alguno de sus tramos (y después de varias visitas) he creído conveniente reequipar con cuerda verde y roja, algunos de los tramos que son transitables.


    Siguiendo las indicaciones hasta la “Sala de Fumadores” proseguimos con la visita siguiendo la cuerda.

    • A mitad de camino encontraremos varias indicaciones, una de ellas es la aleta de tiburón que nos indicara que vamos por el camino correcto. Otra de las indicaciones es un reflectante colocado estratégicamente encima de una estalagmita y de la cual sale una cuerda color Rojo (este color nos indica que la guía termina en la vía principal “cuerda blanca”).

    • Este desvío situado a mano derecha nos lleva por un pasadizo, de formaciones espectaculares y en el que debemos mantener sumo cuidado para no romperlo, juntándose la cuerda roja con una cuerda vieja blanca. Si la seguimos podremos ver que hay una bifurcación a mano izquierda que se mete por una gatera muy estrecha, por la que tendremos que transitar sin mochila y con dificultades, esta nos guiara de nuevo a la vía principal.

    • Si seguimos la vía principal (cuerda blanca), llaga un momento que se bifurca, es muy fácil de reconocer ya que en la pared frontal a la izquierda, hay una mancha azul de spray. La guía hacia la derecha nos conectara con la gatera estrecha y nos regresara hacia atrás. Pero si por el contrario vamos por la gruta que hay a la derecha, vamos por una cuesta abajo con grandes desprendimientos que nos dirigen a una gran sala en la que podremos encontrar varios desvíos y un gran pozo (unos dos metros de profundidad y dos de diámetro).
    Es aquí donde podremos ver una cuerda verde en la pared izquierda, esta cuerda que había desaparecido, nos introducirá entre unas grandes piedras que dan paso a una cuesta de barro (esta zona es bastante molesta porque te hundes en la arcilla). Antes de llegar a la gran sala tendremos que pasar por una zona de techo bajo y suelo embarrado. Pero si seguimos estas cuerdas nos dirigen a una gran sala, muy alta y profunda (tener especial cuidado a los resbalones). Este tramo esta unido con cuerda verde y blanca y azul; parece lioso pero las cuerdas llevan siempre a la misma sala.

    • Una vez en la gran sala encontraremos a su izquierda dos vías marcadas con la cuerda verde; la primera que vemos y que esta unida a la cuerda blanca nos lleva por el camino fácil y corto a el siguiente tramo de la cueva. La segunda cuerda que podemos ver en esta gran sala, unida a la pared, nos lleva al mismo sitio que la anterior cuerda. Pero si queremos retos algo mas complicados y ver una formación de estalactitas y una “Cascada Petrificada” de colores amarillos ferrosos, le recomiendo que siga esta cuerda. Tener especial cuidado en pasar sin mochila y cuidando de no dar ningún golpe a estas formaciones, siempre pasando arrastrándose.

    • Una vez llegados a la unión entre las dos cuerdas verdes veremos de frente o a su derecha, según la vía que hayamos seguido, una cuerda roja. Esta cuerda roja hace un recorrido circular, a la derecha atravesaremos una gatera, a la izquierda llegaremos al final de la cueva que empieza a estrecharse. Allá encontraremos varias gateras, en la de mas a la izquierda podemos observar varias raíces bastante gruesas (esta gatera es peligroso de seguir ya que se ve muy arenosa y con varios desprendimientos). Las otras dos gateras de la derecha podemos seguirlas un poco mas, pero empezaran a estrecharse y a subir hacia la superficie (hay varias formaciones interesantes, pero hay que tener especial cuidado según seguimos subiendo porque la roca cambia de aspecto y se convierte en una formación de conglomerado bastante frágil.)



    Escrito por: Alejandro Martínez Blázquez (20/10/2011)

    ResponderEliminar