domingo, 27 de febrero de 2011

SAN SIMEÓN DE MONTE REAL (LA RIOJA)

El término de Monte Real está situado en la sierra del Camero Viejo, en la cabecera del río Leza. Un paraje de extraordinario valor natural, donde predomina el bosque de haya y de roble, y cuya extensión ronda las 7.000 hectáreas. Su parte alta, que configura un cordal con cimas destacadas como el “Cerro del Castillo”, “Canto Hincado” o “La Lastra” hace de muga con Soria y establece el límite meridional de este hermoso lugar del “país de los Cameros”. 

Vestigios ermita de San Simeón, al fondo Ajamil
En la margen derecha del valle de Monte Real, en un prado a cierta altura con vistas privilegiadas, se encuentran las ruinas de la ermita de San Simeón del Monte. Nada queda del poblado de pastores de Monte Regali en el que se ubicaba el cenobio, y del que hay documentos que atestiguan su existencia desde el 1.132, citándolo como territorio del reino de Castilla fronterizo con los dominios musulmanes. La villa de Monte Real se fue despoblando a lo largo del siglo XIV a consecuencia de la Peste negra, los abusos de los señores feudales, el clima extremo, la presión fiscal y períodos de sequías que diezmaron las cosechas. Por éstas y otras razones, las sufridas gentes de estos lugares, emigraron a ciudades o se trasladaron a poblaciones del Valle.

Hacia uno de los refugios de "Monte Real"
 Según documentos del siglo XVIII , en la ermita de San Simeón Abad el santo hizo penitencia y, en tiempos, estuvo habitada por religiosos benedictinos de asiento. Con el tiempo, al igual que otros referentes religiosos del Camero Viejo, los pueblos del Valle se hermanaron en torno a la ermita de San Simeón para defender sus derechos jurisdiccionales y gestionar los recursos de estos montes. 

Durante mucho tiempo, la ermita permanecía en verano al cuidado de un santero que era designado por la Hermandad y que habitaba en un edificio anexo; se le eximía de permanecer en invierno por lo rigores de estos pagos, y estaba exento de pagar diezmos y otros impuestos.

Laguna de Rabanera
 Los pueblos que formaban la hermandad de San Simeón ofrecían anualmente al Santo diezmos en especie; por San Marcos, cada 25 de abril, los concejos acudían en solemne rogativa y el Santo ofrecía la comida a los patronos de la Hermandad, que eran los curas y alcaldes de las villas que la componían. La fiesta del Santo, el primero de julio, los pueblos subían en romería y oficiaba cada uno misa en su honor; este peregrinaje anual, no sólo era un acto festivo, sino que servía para escenificar por parte de los pueblos de la Hermandad, la renovación y ratificación de sus derechos jurisdiccionales sobre el término de Monte Real. 

La jurisdicción estaba ejercida por una Junta constituida por seis alcaldes “yunteros”, un escribano y varios guardas o “montaneros” -vecinos de las villas- que velaban por el aprovechamiento equitativo y sostenible de maderas, leñas, pastos y otros recursos de Monte Real. Alcaldes y guardas se elegían anualmente en Vadillos por San Miguel, en una reunión con misa y otros rituales. 

Era de trillar cercana a la ermita
Durante el siglo XVI la Hermandad fue hostigada por la dinastía de los Ramírez de Arellano para hacerse con el territorio de Monte Real; sus tierras lindaban en la parte de Yangüas con las del Concejo y provocaron diversos conflictos para someter a los habitantes de estas sierras. Durante años, los pueblos del Valle defendieron sus derechos ante la respuesta violenta de los nobles, pleiteando con ellos ante la Real Chancillería de Valladolid, que finalmente falló en favor de la Hermandad. 

A lo largo del siglo XIX se producen movimientos demográficos en los Cameros y se van perdido las referencias religiosas y de la Hermandad. En la actualidad, Monte Real es un monte en consorcio con el Estado. El topónimo de “prado del santo” da nombre al lugar donde se hallan los restos de la ermita de San Simeón, de los que sólo se aprecia su planta; junto a los mismos, también se observan vestigios de una era de trillar y una sucesión de rocas con aspecto megalítico que, en principio, no obedecen a estructuras funerarias o de cualquier otro tipo.

Abejera en el barranco del "abejar"
PASEO POR MONTE REAL Y LA ERMITA DE SAN SIMEÓN DEL MONTE
Para los que se animen a hacer una visita por Monte Real, la ermita de San Simeón y su entorno, les proponemos un recorrido que pasa por varios lugares más característicos: además de la ermita de San Simeón, la laguna de Rabanera y una característica abejera, entre otros; puedes descargar el track y waypoint para GPS del recorrido en wikiloc, en las rutas del usuario "espeleogel".



BIBLIOGRAFÍA
Revista “Piedra de Rayo” nº 24, “La Hermandad de San Simeón de Monte Real”, Ernesto Reinares Martínez.

TEXTO Y FOTOS
José Mari Rey García

No hay comentarios:

Publicar un comentario