domingo, 9 de mayo de 2010

Travesía Cuívo-Mortero Astrana (Cantabria)

Término Municipal
Astrana, Soba
Coordenadas UTM ED50 30T
Sima de la cuesta del Cuivo
X: 0453859
Y: 4785202
Z: 838
El mortero de Astrana X: 0453869
Y: 4784401
Z: 720
Cartografía H.C. S.G.E. nº 59
Desarrollo Travesía 2.500 m
Desnivel
-270 m
Duración 5 horas

SITUACIÓN
Macizo del Mortillano, Peña del Cuivo.

LOCALIZACIÓN
Tomamos una pista apta para vehículos que parte desde el barrio de Astrana (Soba) en dirección a las peñas del Mazo Grande y Chico. A los dos kilómetros, el camino se empina y hayamos una sucesión de curvas a derecha e izquierda. Dejamos aquí los vehículos.
Al inicio de la primera de las dos curvas donde hemos dejado el coche, cogemos una senda que nos lleva rápidamente al arroyo Leolorna, cuyo cauce suele estar seco. Seguiremos hacia el oeste a una zona de lapiaz donde se intuye la gran boca de la Torca del Mortero. Para bajar a su fondo, cruzamos el arroyo Leolorna y descendemos hacia el arroyo que desemboca en la misma boca.
Para llegar a la Sima de la Cuesta del Cuivo, seguimos el camino que hemos tomado inicialmente para descender al arroyo de Leolorna. Continuamos por el mismo, junto a una valla en dirección NW, tomando como referencia unos corrales en lo alto de una colina.
Cuando alcanzamos los corrales el camino vira al oeste hasta que nos cierra el paso una larga portilla. La sorteamos y proseguimos por el camino que desciende hacia el noroeste buscando el fondo del arroyo. Pronto encontramos una charca que, dependiendo de la época, puede estar seca. Aquí, continuamos algo más de 150 m por una senda que trepa por la izquierda -NW-. Encontramos algunos afloramientos calizos rodeados de maleza. En esta zona, semioculta a la izquierda del camino y de los afloramientos más destacados, encontramos la sima. A la fecha, hay unos plásticos que indican la zona, en cuyas cercanías, se haya la boca. 

DESCRIPCIÓN
Un corto pasamanos de acceso nos sitúa en el pozo de entrada de 13 m. En su base, descendemos un corto caos de rocas que nos deja en una galería cómoda y evidente (encontraremos balizas de piedra). Pasados 100 m, podemos observar la unión con el Sumidero de Cubieja mediante una galería de un centenar de metros.
Continuamos por esta galería hasta que el camino se ve interrumpido, obligándonos a trepar por la derecha a un área más elevada. Proseguimos en la misma dirección que la galería y buscamos un descenso que permite sortear los bloques y acceder a un meandro. Avanzamos sin dificultades, y pronto nos detiene un R4 que se desciende mediante una cuerda fija. Proseguimos hasta llegar a una zona inundada de techo bajo que nos sitúa en un pasamanos a la cabecera de un P7. Frente a la cabecera, encontramos un desviador que nos evitará un desagradable roce. Al bajar podemos observar una bella colada coloreada, y por la que habitualmente cae un aporte que se acumula en una marmita en su fondo.
Se sigue por una galería de grandes dimensiones sorteando algún caos de bloques. Alcanzamos nuevamente el curso activo mediante un corto destrepe que nos coloca en la primera de una larga serie de marmitas de cierta profundidad, alguna de ellas nos cubrirá casi completamente. Encontraremos alguna cuerda fija para descender con mayor seguridad al fondo de alguna marmita.
Después, un P8 nos deja en una amplia sala. Seguimos el curso activo, sifonando algo más adelante. Antes de que sifone, al inicio del meandro, abandonamos el curso activo efectuando una corta trepada en una zona arcillosa a la derecha. Superamos un estrecho que da paso a un meandro embarrado con toboganes y charcos. Seguidamente, aparecen una sucesión de pozos cortos cuya base se compone de una marmita de barro: P7, P10, R3 (equipado con pasamanos descendente) y P5+P7.
Rápidamente, efectuamos otra corta trepada por la izquierda. Proseguimos por otro meandro inicialmente más ancho, y que después se estrecha llevándonos de nuevo al curso activo. En este tramo hayaremos varias cuerdas fijas que nos permitirán superar varios resaltes. Más adelante hayamos a la izquierda una cuerda que nos permite alcanzar un nivel superior, situándonos en una sala con bloques. Aquí tenemos dos vías: podemos acceder al P90 o Pozo del Arco remontando una rampa, pero este no es el camino a seguir ya que no está equipado para cuerda doble. Seguiremos el camino del agua, destrepando en ocasiones, hasta una sala donde el río desaparece entre bloques. Entre ellos, cogemos a la derecha una sucesión de pozos de medianas dimensiones que nos llevarán igualmente a la Sala del Arco. Primero un P17 que nos lleva otra vez en el curso activo; luego un P10 y seguido, un amplio P35. Mediante un breve meandro llegamos a la última serie de pozos: P5, P5 y un último P20 que nos deposita en una amplia marmita junto al impresionante Arco que separa nuestro camino del imponente Pozo del Arco.
Entre bloques se destrepa hacia una cómoda galería con numerosas marmitas, que se une con el meandro principal del Mortero. Desde este punto, seguimos río arriba. Por el otro camino, río abajo, tras las los pasamanos de las marmitas profundas y el lago llegaríamos al Gran Pozo de 178 m.
Avanzamos sin problemas río arriba sorteando marmitas, la mayor parte de ellas de escasa profundidad. Con rapidez, divisamos la hermosa cascada que precipita el Río Leolorna y que en época de crecidas alcanza un importante caudal. Tras la Sala de la Cascada trepamos hasta un nivel superior, abandonando el agua. Aparece una sala alargada, de cuya pared derecha aparecen numerosas coladas que forman una amplia rampa. Progresamos por la izquierda por el fondo de un meandro que da acceso a una amplia galería con bloques, que se recorre hasta su final. Pronto vemos las conocidas Rampas, la última de las cuales, de unos 15 m, enlaza con el camino de salida. En caso de no existir cuerda fija, puede superarse trepando entre los bloques. A continuación, ascendemos (cuerda fija) hasta el Agujero Soplador, que comunica con la gran Sala del Caos.
Ascendemos por el caos de bloques hasta situarnos bajo la gran boca de entrada del Mortero. Abandonamos el fondo remontando el pequeño pozo de 10 m y las empinadas rampas de hierba que le siguen (situadas a la izquierda de la torca según se sube a ella). Se llega a una zona intermedia desde donde sin dificultad se sale al exterior de la torca. A la fecha, esta vía de salida está equipada en fijo. No obstante, conviene comprobar que permanece equipada antes de realizar la travesía. 

MATERIAL E INSTALACIÓN
Para realizar la integral es necesario una cuerda de unos 40 m y dos cuerdas que sumen esa longitud (dos de 20 m), que serán útiles en los pozos más cortos. Para equipar, caso de no estarlo, la rampa y pozo de entrada de la Torca del Mortero, se necesita una cuerda de 45-50 m y media docena de anclajes.

FOTOS: Julio de Lacalle Pazos y José Mari Rey García
p13 de entrada a cuivo
p7 en cuivo. Foto: Julio de Lacalle Pazos
travesía cuivo-mortero astrana, meandro
travesía cuivo-mortero astrana, sala del arco
travesía cuivo-mortero astrana, salida por la torca del mortero


 DOCUMENTACIÓN ACTUALIZADA A:
Octubre de 2006 

BIBLIOGRAFÍA Y TOPOGRAFÍA
Grandes Travesías, 40 Integrales Españolas. Isidoro Ortiz Revuelta.

RECOPILACIÓN DE DATOS:
José Mari Rey García

No hay comentarios:

Publicar un comentario